Friday, 03/12/2021

Xerez DFC 1-0 Arcos CF: Superioridad, sufrimiento innecesario y liderato

marzo 22, 2021
Xerez DFC 1-0 Arcos CF: Superioridad, sufrimiento innecesario y liderato
Comparte

Volvió a vencer el Xerez Deportivo FC en Chapín para convertir su templo en un fortín. Dos victorias como local, las dos por 1-0, que le permiten acabar la tercera jornada como líder en solitario del Subgrupo A del Grupo X de Tercera División con 6 puntos a falta de que algunos equipos jueguen sus partidos aplazados. El conjunto azulino fue muy superior en una primera parte excelsa del equipo, con muy buen juego y ocasiones suficientes para anotar más de un gol. Antes del descanso llegó el gran gol de Bello que a la postre sería el definitivo. En la segunda parte, el equipo bajó una marcha, se conformó con el marcador a favor y sufrió innecesariamente frente a un Arcos que no tiró a puerta.

Sensaciones extrañas en Chapín. Un silencio raro y triste. Un partido sin público le resta pasión, pero le resta también ese factor de emoción y emotividad que tiene este deporte tan bonito. Una sensación de silencio en la grada con los gritos de los jugadores escuchándose todo el tiempo, parecida a la que se vivió en Marbella en julio, también a puerta cerrada. Pero con una sensación diferente. Era el primer partido a puerta cerrada en Chapín y eso lo decía todo. Era histórico, para mal.

La sorpresa en el once fue la no convocatoria de Edet. Se le agotó la cautelar que tenía al central nigeriano tras reunirse el comité de competición, y tuvo que cumplir el partido de sanción que le correspondía tras su expulsión el 8 de marzo. Sin Edet, Junior Tombini ocupó su lugar en su primera titularidad con la zamarra azulina. Era el primer cambio, obligatorio, en la defensa titular de Pérez Herrera desde el inicio de temporada. En el centro del campo, repitieron Bruno Herrero, Adri Rodríguez y Goma, al igual que Jacobo y Bello en las bandas, como ya ocurrió en Lebrija. El único cambio fue en la delantera, ya que Antonio Sánchez empezaba como titular por primera vez en Liga dejando a Máyor en el banquillo.

Empezó fuerte el Xerez Deportivo FC en Chapín. En los primeros minutos la alta intensidad reinó por encima de todas las cosas. Los de Pérez Herrera necesitaban ganar y seguir manteniendo el templo xerecista, aunque vacío, como un fortín tras la victoria en el debut liguero. El conjunto azulino se hizo con el dominio absoluto del encuentro y fue acumulando llegadas al área rival poco a poco. En el minuto seis llegó la primera ocasión clara del partido, en partida doble. Primero con un cabezazo de Oca que se marchó rozando el travesaño, y justo después con un remate de Antonio Sánchez de primeras a la cepa del poste que sacó muy hábilmente Lebrón. Un minuto después, Bello cayó en el área, en un posible penalti muy protestado pero donde el colegiado sevillano no pitó nada. El Xerez DFC llegaba y llegaba, con innumerables centros laterales, pero estaba costando tirar a portería. Incluso Marcelo probó en el minuto 12 un remate lejano que no encontró una portería que parecía estar escondida entre tanto asiento vacío en la inmensidad de Chapín.

Poco después, en el minuto 18, un centro lateral desde la izquierda, a punto estuvo José Antonio de meterse la pelota en propia puerta tras un despeje defectuoso que terminó pegando en el larguero. En la acción posterior, un disparo a bocajarro de Bruno Herrero con todo el Arcos en su área lo tapó Lebrón poniendo todo el cuerpo contra la pelota. Justo en esa jugada, José Antonio pareció que la sacaba con la mano bajo palos. No solamente hubiese sido penalti, si no que conllevaba la roja directa. Pero el colegiado decretó que la tenía pegada al cuerpo. El dominio xerecista era absoluto y la superioridad manifiesta. Los azulinos acumulaban llegadas como si de una colección de cromos se tratase, algunas repetidas. Pero el Arcos estaba aguantando con un gran Lebrón en la portería y resistiendo las embestidas jerezanas. El asedio azulino era muy palpable,  pero el gol, sorprendentemente, no llegaba.

El partido era un monólogo y un asedio xerecista. Solamente faltaba el jugador número 12 en la grada. Sin ese aliento del público, al Xerez DFC le estaba faltando ese último empujón para meter presión al rival cuando el dominio es tan evidente. Al Arcos le estaba costando un mundo salir con la pelota de su campo y las llegadas xerecistas se sucedían cada vez con más frecuencia. En el minuto 26, otra vez Lebrón se puso el disfraz de superhéroe con una gran parada a un potente disparo de Adri Rodríguez desde lejos. Tres minutos después, iba a llegar el gol del Xerez Deportivo FC en Chapín. Un gol más que merecido tras un asedio impresionante. Tras una buena internada de Jacobo por el costado derecho, su centro lo despejó la defensa arcense, dejándola muerta en el área, donde Antonio Bello apareció y de primeras, con el interior de su pierna derecha, la puso en la escuadra. Era el 1-0. Y el primer tanto que le hacía el Xerez DFC al Arcos CF en Chapín tras tres encuentros y que servía para que el capitán xerecista se quitase la espina del penalti fallado en Lebrija. Una celebración que fue la más extraña jamás vista en Chapín. Sin gritos de júbilo en la grada, sin explosión de cánticos y sin un sonido ensordecedor. Pero celebrado con pasión sobre el terreno de juego, abrazados todos como una piña que son, más unidos que nunca sin la presencia de sus aficionados el templo xerecista y dedicado a Dominguito.

Tras el gol, el partido siguió por los mismos cauces. Tuvo el segundo el Xerez DFC con una buena internada de Fran Ávila por el costado izquierdo que no logró rematar Antonio Sánchez en el primer palo. El dominio xerecista seguía estando presente y el Arcos no era capaz de encontrarse a sí mismo en el partido. El regreso la pasada jornada de Antonio Bello a la titularidad había sido capital. Ya hizo un partidazo en Lebrija, con grandes movimientos y dos lanzamientos de falta altamente peligrosos, aunque terminó fallando el penalti. En su primera titularidad en Chapín, volvió a mostrarse muy activo y demostró con su gol la importancia de su juego en el equipo. Buscó el segundo tanto el Xerez DFC antes del descanso, pero nuevamente Lebrón le despejó la pelota a Bruno Herrero a bocajarro. Y con 1-0 en el marcador llegó el partido al descanso, con un Xerez muy superior al rival, jugando realmente bien, llegando constantemente al área, sin conformarse y asediando al rival. Una primera parte que había rozado la perfección por parte de los hombres de Pérez Herrera tras 45 primeros minutos muy completos.

José Alba, técnico del Arcos, movió el banquillo en el inicio de la segunda mitad. Entraba Fran García por el debutante Iván Olmo. La segunda parte comenzó igual que terminó la primera, con dominio xerecista pero una diferencia, y es que el Arcos había salido más valiente, obligado por el resultado, y estaba empezando a pasar de su campo con la pelota. Pero el conjunto azulino estaba muy cómodo sacando la pelota desde atrás, con un gran Junior Tombini en su primera titularidad, que estaba dejando grandes sensaciones en el centro de la zaga. Antonio Sánchez tuvo la primera ocasión de la segunda parte en el minuto 51 pero Lebrón volvió a hacerse con la pelota. Pasaban y pasaban los minutos, el dominio seguía siendo xerecista pero el marcador a favor estaba provocando que las ocasiones al área rival no fuesen tan constantes, como ya pasó en la primera jornada.

El Xerez Deportivo FC estaba empezando a jugar sin arriesgar y sin correr riesgo con balón. El miedo a perder lo ganado, como ya pasó en la primera jornada, se estaba empezando a instaurar en un Chapín vacío. Fruto de eso, Pérez Herrera hizo tres cambios del tirón, dando entrada a Máyor, Antonio Jesús y Javi Valenzuela, por Bruno Herrero, Jacobo y Antonio Sánchez. Buscaba el técnico jerezano aportarle más físico y dinamismo a su equipo en ataque. El cansancio y el conformismo empezaban a hacer mella. Gritaba Pérez Herrera desde la banda con los cambios: “Vamos fuertes otra vez”. La consigna era clara, volver a hacer daño.

El partido entró en una espiral de Dejavú. El equipo tenía un corto marcador a favor y las ocasiones en ataque empezaron a desaparecer. El final de partido se parecía al final frente al Rota en la primera jornada. Lo intentó Bello en el minuto 68 con un disparo esquinado, y poco después, en el 72, Dani Guerrero tuvo el primer aviso del conjunto visitante. El Arcos no tiró a puerta en todo el partido y aquel disparo alto de su delantero fue su ocasión más clara. Las sensaciones de sufrimiento innecesario volvían a estar ahí. A falta de un cuarto de hora entró Beni por Bello. El canterano se colocó de extremo izquierdo y le aportó algo de velocidad al equipo en banda en el último tramo. El último cambio de Pérez Herrera fue Curro Rivelott por Goma, ya en el 89. Antes, en el 83, Máyor rozó el poste de la portería rival con un cabezazo en el primer palo. Esa fue la última ocasión xerecista en una segunda parte donde el equipo había llegado menos al área y el asedio ya no había existido, si el control y el dominio. Excepto en los últimos cinco minutos más el descuento, donde los xerecistas no supieron mantener la pelota en su poder y el Arcos colgó varios balones que daban sensación de peligro. En el 93, una falta directa centrada al área terminó con un rebote, anulada por fuera de juego, que Camacho terminó sacando a córner. Un sufrimiento innecesario para un equipo que debió ganar mucho más fácil tras su dominio aplastante en la primera mitad.

El Xerez Deportivo FC terminó la tercera jornada con 6 puntos de 9 posibles y duerme liderando la tabla en solitario, aunque el Ceuta con 4 puntos tiene un partido menos que los xerecistas. El próximo partido para el Xerez DFC será precisamente frente al Ceuta en el Murube, el domingo que viene, un partido que todavía está en el aire, sin saber si se podrá disputar, por los positivos en el conjunto caballa y por las restricciones de movilidad entre comunidades y los cierres perimetrales de Jerez y Ceuta.

xerezmania.com