Saturday, 23/10/2021

Xerez DFC 1-0 UD Los Barrios: Épica, locura y justicia

marzo 22, 2021
Xerez DFC 1-0 UD Los Barrios: Épica, locura y justicia
Comparte

Épica victoria del Xerez Deportivo FC con un tanto de Antonio Oca de cabeza en el minuto 92 que desató la locura en las gradas de Chapín y que hizo justicia a lo visto en el terreno de juego. La euforia se descontroló en una grada que vivió con gran pasión un gol de pura épica. El Xerez DFC fue muy superior a una UD Los Barrios que nunca quiso ganar el partido. Los azulinos suman tres puntos claves en casa para mantener el liderato de su subgrupo y acumular puntos de cara a una segunda fase que está al caer.

Tarde soleada y con calorcito en Chapín. 800 personas se dieron cita en Chapín, algo que no ocurría desde la primera jornada. Y la gente tenía ganas de fútbol. El once de Pérez Herrera volvió a tener tintes de sorpresa. Finalmente Curro Rivelott volvió a jugar de pivote. Y también Adri Rodríguez, pero de central. Edet se quedaba en el banquillo. La baja de Marcelo la suplía Beni jugando a banda cambiada. En Los Barrios, las dos perlas, Bouba y Diawara, eran de la partida. Pero Keko Rosano salió al césped de Chapín con un planteamiento ultra defensivo, cuando solamente le valía ganar si quería tener opciones de alcanzar la tercera plaza.

Empezó valiente Los Barrios buscando hacer daño por el costado izquierdo. Pero poco a poco, el Xerez DFC fue haciéndose dueño del partido. Bello en el minuto 4 tuvo la primera oportunidad con un remate que repelió la defensa amarilla. Dominaba el Xerez, con mucho más balón que su rival, pero sin ocasiones claras. En el minuto 13 llegó la primera jugada polémica, Máyor se plantó en el área y fue derribado por un defensa barreño. El colegiado cordobés no señaló nada, aunque en el campo y en la grada se pidió penalti.

Buscaba el Xerez DFC hacer daño por los costados. Pero no era capaz de destruir el muro de Keko Rosano en Los Barrios. El partido se jugaba en el campo de los amarillos. La pelota era dueña de los azulinos y no había color en el control del balón. Los de Pérez Herrera basculaban y movían la pelota por bandas y por dentro, pero no encontraban ocasiones claras de peligro. En el minuto 22, fue otra vez Bello el que buscó percutir por el costado izquierdo. Los azulinos no eran capaces de poner buenas pelotas en el área.

Probó Los Barrios en el minuto 31 aprovechar un error defensivo de los azulinos, pero Camacho salió de su área muy atento para despejar con pierna derecha a ras de césped. El Xerez seguía dominando. El partido se jugaba alrededor del área de Los Barrios. En el minuto 36, Yeray vio tarjeta amarilla por un manotazo en la cara a Bello. En la grada se pidió roja porque la agresión había sido sin el balón en disputa. Y así llegó el partido al descanso. Mucho dominio azulino pero nulas ocasiones de peligro. Los Barrios estaba totalmente encerrado.

La segunda parte comenzó con cambio en el Xerez Deportivo FC. Bruno Herrero entraba al césped por Beni, y Curro Rivelott pasaba al lateral derecho. Pérez Herrera buscaba más control en el medio, sin necesidad de jugar con pivote defensivo, y buscando la pierna de Curro para centrar desde la derecha. La segunda parte era prima hermana de la primera. Los xerecistas eran dueños del partido. Controlaban el encuentro y seguían buscando la portería rival sin desfallecer. Centro tras centro. Una y otra vez. Pero los azulinos no eran capaces de encontrar la portería barreña con claridad. Regino, ex xerecista, también entró al campo en el 45.

Volvió la polémica a Chapín en el minuto 61. Fran Ávila se marcó una gran jugada en el costado izquierdo y su centro lo cazó Javilillo en el segundo palo. El extremo azulino recortó hacia dentro y su disparo pareció tocar en la mano de un defensor visitante. En directo pareció penalti de manera clamorosa. El enfado en la grada fue monumental y el colegiado cordobés no pitó nada. Máyor vio la tarjeta amarilla en el minuto 64 por un manotazo a Regino y Ekedo vio otra tarjeta por una dura entrada a Goma. El partido entraba en su fase final. Los Barrios parecia agotado, con todos sus hombres atrás defendiendo detrás de la pelota. El Xerez empezaba a entrar en la fase de centros al área con nerviosismo incluido.

Faltaban 20 minutos de partido y el Xerez necesitaba un gol. Tenía que ganar para no escaparse de sus rivales directos. Pérez Herrera hizo su segundo cambio en el minuto 72. Antonio Sánchez entró al campo por Antonio Jesús. Los azulinos pasaban a jugar con dos delanteros y un doble pivote. Toda la artillería arriba. Y en el 75 tuvo la primera Antonio. Un buen centro de Curro al punto de penalti lo remató de primeras el nueve azulino de volea. La pelota la atrapó Benito del Valle de manera correcta. También probaba el Xerez desde fuera. Bruno Herrero en el minuto 77 le pegó desde la frontal y la pelota se marchó alta.

Los nervios se apoderaron de la grada y el césped en el tramo final. En la grada, los xerecistas se mordían las uñas. La victoria era muy necesaria. En el césped, los azulinos seguían buscando la portería rival con más corazón que cabeza. En el minuto 83 lo intentó Fran Ávila con un disparo desviado. En el minuto 87, Javilillo recibió una falta en el lateral del área y Bello la colgó encontrando a Oca. Pero el remate del central jerezano se marchó alto. El propio Bello, en el minuto 90, lanzó una falta desde la frontal que se marchaba alta. Los minutos pasaban y el colegiado añadía cinco minutos. El gol no llegaba y la grada se desesperaba. Hasta que llegó la locura.

El guión del fútbol estaba predestinado en el regreso de 800 aficionados a Chapín. Y de esta manera se desató la locura. La pelota le cayó a Curro Rivelott en el costado derecho. El Xerez DFC estaba en modo desesperado colgando balones y balones al área con todos al ataque. La defensa despejó ese primer centro y la pelota le volvió a caer al canterano, que se estaba marcando otro partido sobresaliente. Curro Rivelott volvió a controlar la pelota y le puso calma dentro del ojo del huracán. Y como si fuese un cirujano en plena operación de corazón abierto, cogió el bisturí y puso una pelota perfecta al área de Los Barrios. Precisa, envenenada y mágica. El balón fue hacia el segundo palo, y allí apareció Antonio Oca en el minuto 92, encarnado en Sergio Ramos, para con cabezazo poderoso, meter la pelota en el fondo de la red. La épica se había apoderado de los azulinos. Y la locura se desató en el césped y en la grada. La celebración de las 800 almas se escuchó más allá del Estrecho de Gibraltar.

En los instantes finales no se jugó mucho más. Pérez Herrera hizo dos cambios más, dando entrada a Edet y Valenzuela, por Bello y Máyor en el 94. La grada vivió esos minutos de pié y cantando. El final fue una fiesta por todo lo alto en Chapín. El xerecismo cantó “si, si, si, lo vamos a conseguir” y la plantilla del Xerez DFC lo celebró sobre el verde con gran pasión y alegría. Los de Pérez Herrera alcanzan los 34 puntos y mantienen el liderato de su subgrupo gracias a tres puntos épicos y vitales en el último partido de los azulinos como local en la primera fase. El próximo partido será frente al Cabecense, el domingo en jornada unificada.

xerezmania.com