Advertisement
Sunday, 04/12/2022

Una parte de la afición del Xerez Deportivo FC, molesta, despidió al equipo en Chapín con pitos a pesar de la victoria

Una parte de la afición del Xerez Deportivo FC, molesta, despidió al equipo en Chapín con pitos a pesar de la victoria
Comparte

Una parte de la afición del Xerez Deportivo FC, por no decir su mayoría, no está contenta con el juego y la dinámica de su equipo en los últimos partidos. La segunda parte en el Anexo de Gran Canaria fue la gota que colmó el vaso y la afición, preocupada por la situación ante la proximidad con el descenso, se ha puesto más exigente que nunca.

La afición del Xerez Deportivo FC es soberana y el pasado domingo en Chapín fue sincera, honesta y justa. No paró de animar y aplaudir al equipo durante todo el partido, pero en momentos donde veía que los suyos no estaban dando el 100%, no se callaba y protestaba. Con 1-0 al descanso ya se escucharon algunos pitos. Al final del partido, con los tres puntos en el bolsillo, una parte de la afición xerecista expuso su malestar silbando a los jugadores. Cuando el equipo dio la talla, sobre todo en un magnífico inicio de segunda mitad, la grada respondió con una sonora ovación. La afición fue justa.

A la afición del Xerez Deportivo FC no se le puede pedir más. Lo da todo cada semana y el equipo nunca está sólo, allá donde vaya. Tras la malísima imagen en el último desplazamiento a Canarias, el xerecismo estará presente el próximo domingo en Ceuta apoyando a su equipo. Una vez más. Es por ello que hay que entender esos pitos. No son pitos de ir contra el equipo, son pitos para expresar un malestar honesto hacia el equipo. Un malestar que no se produjo solamente por lo visto ante Panadería Pulido. La pitada del pasado domingo es una ‘bola’ que el xerecismo ha ido aguantando y guardando hasta que ha terminado explotando.

La afición del Xerez Deportivo FC se ha portado demasiado bien esta temporada. Y ahí sigue, al pié del cañón. Te pita, te exige y te recrimina. Pero el siguiente domingo está ahí apoyándote. La pitada del domingo le debe servir de motivación extra a la plantilla y revertirla en aplausos en el próximo partido en casa. Para ello, deberán dar la cara en la asignatura suspensa esta temporada, los partidos fuera de casa. Domingo, a Ceuta.

FOTO. Teresa Salas

xerezmania.com