Wednesday, 05/10/2022

Rompiendo los principales tabús del siglo XX

junio 10, 2022
Rompiendo los principales tabús del siglo XX
Comparte

El cambio de mentalidad sobre el acto sexual ha sido notable a lo largo de la última década. Algunos tabúes presentes durante el pasado siglo, que han marcado a muchas generaciones, se están quedando atrás. Ya no hay miedo a hablar sobre posturas, problemas o el recurso a juguetes como el vibrador anal. La sociedad es más abierta y flexible en este tema; y las conversaciones sobre sexo, tanto entre parejas como en una reunión de amigos, han ganado peso en las relaciones sociales. Hay tabús de otra época y aquí los vamos a romper. 

El sexo anal es, precisamente, uno de estos temas que siempre se han eludido;ya no solo en una conversación; sino también en el propio acto sexual. Siempre se ha reducido este acto a las mujeres y de una forma muy escueta. La homosexualidad era un asunto menor y a nadie se le ocurría pensar que un heterosexual podría disfrutar con el sexo anal. La mentalidad ahora es muy diferente. La legalización del matrimonio gay, las acciones del Orgullo y el impacto en los medios de comunicación son acciones que, afortunadamente, han concienciado a la población acerca de las relaciones entre personas del mismo sexo. Desde la perspectiva del coito, salen a la luz acciones que antes estaban censuradas, hasta el punto que algunas como el recurso del culo del hombre para obtener placer se ha trasladado a relaciones entre el género masculino y el femenino. 

El hombre no es el único protagonista

La masculinidad es un factor que ha determinado muchos de los tabúes sobre el sexo que ahora se están rompiendo. El hombre siempre se ha posicionado como el guía en una acto sexual y una sensación de debilidad o de fuerza para la mujer se ha entendido como un ridículo para el varón. Esto se ha quedado atrás como se aprecia en la ruptura de algunos aspectos que parecían inamovibles. ¿El hombre siempre tiene energías para el sexo? No, la mujer tampoco. Y no pasa absolutamente nada. La cantidad de actividad sexual es otro de los mitos que se han superado. Durante muchos años, se ha pensado que el número de veces que se practicaba sexo era lo importante. Muy lejos de la realidad actual, en la que la calidad premia sobre la cantidad. Las personas quieren tener una sensación de placer mucho mayor y valoran este aspecto. El resultado, además de un acto más placentero, es una mejoría en la salud mental, pues no hay que olvidar que las relaciones sexuales influyen directamente sobre el humor.

Los juguetes están presentes

El uso de juguetes sexuales se ha popularizado y son cada vez más las personas que recurren a este elemento externo para alentar sus relaciones. Las opciones son múltiples y destacan el plug anal, los anillos o la amplia variedad de ropa y lencería. Si bien todavía hay un amplio porcentaje de público que no conoce sus ventajas, este tipo de producto ha ganado protagonismo. La vergüenza, tanto en pareja como a nivel individual, se empieza a perder y el sector de los productos eróticos está en auge. Las parejas ven en ellos una fórmula innovadora para cambiar la dinámica y buscar nuevas vías para disfrutar y encontrar el punto álgido. 

xerezmania.com