SimRacing ¿el último gran filón de los eSports?

02/07/19 Xerezmanía Pedro Toril

A día de hoy nadie duda de que el de los eSports es uno de los sectores con mayor proyección. En los últimos años, la industria de los deportes electrónicos ha ido creciendo de manera exponencial hasta alcanzar los 2,6 millones de seguidores habituales, a los que habría que sumar, según el Libro Blanco de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), otros 2,9 millones de espectadores ocasionales, lo que se traduciría en una cifra de más de 5 millones de seguidores solo en nuestro país. El número de aficionados es vital para esta industria, pues de ellos depende buena parte de los ingresos, que la AEVI cifró el pasado 2018 en 14,5 millones de euros.

Con estos datos sobre la mesa, y con un crecimiento económico estimado en cerca del 33% de aquí a 2021, parece lógico que los eSports comiencen a apostar por nuevas disciplinas del mismo modo que lo hacen los deportes tradicionales, como por ejemplo con el reconocimiento de nuevas modalidades como deportes olímpicos. No es una estrategia puramente deportiva, sino que trata de la base del marketing: si algo funciona, hay que expandirlo. Así, los juegos de dados con los que se entretenían los romanos en la Antigüedad terminaron provocando el desarrollo de nuevas formas de ocio como los casinos, y las camisas que Amancio Ortega vendía en sus inicios han dado lugar a toda una gama de productos textiles y a la creación de una de las empresas más poderosas del mundo. La ley del mercado impera y la industria potencia su crecimiento. 

De esta forma, los eSports amplían su horizonte y a las disciplinas como el LOL, el Dota 2, el Clash Royale o el Honor of Kings, se les suma ahora una disciplina que, si bien no es novedosa, sí está alcanzando una gran popularidad: hablamos del SimRacing. 

Para los que sean novatos en el mundo de los eSports, cabe destacar que SimRacing hace referencia a la extensión de los deportes electrónicos que está enfocada a los juegos de automovilismo basados en simuladores. Si bien estos ya llevan existiendo desde hace años -muchos juegos ya contaban con la posibilidad de añadir volantes y pedales para hacer de la experiencia del usuario algo más real-, en los últimos meses han alcanzado una mayor popularidad entre el público. Su principal baza es, precisamente, el ofrecer a los jugadores una experiencia que roza casi al 100% la realidad. Es decir, que los usuarios se valen de simuladores que emplean los propios pilotos profesionales, lo que convierte al SimRacing en una disciplina mucho más atractiva. En este sentido, el jefe de la escudería Williams eSports, Javier Guerra, reveló hace poco en una entrevista a la agencia EFE que esta es una de las grandes ventajas del SimRacing con respecto a otras disciplinas de eSports: el hecho de que los jugadores se sientan mucho más próximos a los profesionales de este sector. Guerra ponía como ejemplo al fútbol, afirmando que jamás veremos a grandes jugadores como Cristiano Ronaldo o Leo Messi entrenando para la vida real en FIFA, pero sí podemos ver a pilotos profesionales, tanto de motociclismo como de automovilismo, entrenando en un simulador. 

Otra de las grandes ventajas del SimRacing es que se trata de una disciplina que en la actualidad consigue captar a un gran número de patrocinadores. Las principales escuderías cuentan con su propio equipo de eSports, y algunos pilotos y ex-pilotos ya han mostrado su interés en formar su propio equipo de SimRacing, caso de Carlos Sainz o Dani Clos. Fernando Alonso, por su parte, cuenta desde el año 2017 con un potente equipo gracias al acuerdo con G2 Esports: el FA Racing Logitech. De hecho, el piloto asturiano anunció el pasado mes de marzo la nueva alineación de pilotos del equipo, así como su intención de crear sus propias competiciones.

Otro indicativo de que el SimRacing se encuentra en auge es el cambio de opinión de Ferrari con respecto a los eSports. La escudería italiana se ha mantenido alejada del sector, negándose a participar en el F1 eSports series, el torneo oficial de Fórmula 1 que dio su pistoletazo de salida en 2017. La edición de este año no contará con la presencia de Ferrari, y sí con la de escuderías como Alfa Romeo, Mercedes, McLaren, Renault o Red Bull, pero Mattia Binotto, director de la firma, ha afirmado que el crecimiento de los eSports ha provocado que la escudería se replantee seriamente su incursión en los deportes electrónicos.

De esta forma, el SimRacing continúa abriéndose camino en los eSports con un futuro prometedor en el horizonte. Eso sí, los promotores de esta disciplina todavía deben salvar su principal escollo: el elevado coste del software y el hardware para jugar. Se estima que el coste de un cockpit adecuado para competir oscila entre los 500 y los 15.000 euros, una cifra muy elevada que impide a un gran sector de la población acceder a esta disciplina.

Xerezmania Producciones S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo Objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha implementado: Desarrollo de app móvil para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de Jerez