"El Africano" de Jerez

10/10/19 Xerezmanía José María Aguilar

 

Los que ya peinamos canas o lucen coronilla pronunciada, recordamos con sabor agridulce el único Mundial disputado en España en 1982. Además de la pésima actuación de nuestra selección, no olvidamos la consagración polaca del goleador Grzegorz Lato, que quedó tercera; la samba brasileña bajo la batuta de Zico, llamado “el Pelé blanco”; un joven argentino pero ya con rango de estrella llamado Maradona; y, cómo no, el potente Balón de Oro en los dos años anteriores, el rapidísimo y hábil alemán, Rummenigge. Sin embargo, Italia, que era una selección que planteaba muchas dudas al principio, sorprendió a todos fiel a su típico catenaccio y con los goles de un casi desconocido Paolo Rossi, válidos para hacerla campeona. Y gran parte del mérito de ese triunfo lo tuvo el central Claudio Gentile que con sus tortuosos marcajes, fue la pesadilla que difuminó sobre el campo y apagó el brillo de las estrellas mencionadas de Polonia, Brasil, Argentina y Alemania a medida que se cruzaron en el camino de la squadra azzurra.

 Claudio Gentile era hijo de sicilianos pero nació en Trípoli (Libia). Con el alzamiento al poder de Muamar El Gadafi, sus padres regresaron a Italia, de ahí a que fuera apodado “El Africano”. Era un central tosco, de los de pelo en pecho. El juego de Gentile no era ni táctico ni técnico, sino que perseguía por casi todo el campo al jugador campanillas del equipo rival y se convertía en su bisagra. No llegaba el balón al delantero cuando ahí estaba él, zamarreando los gemelos del rival, sin dejar que se girara con el balón, y dándole glamour a su bigote ochentero. En tiempos en los que se permitían hacer 23 faltas en un Mundial sobre Maradona y acabar el partido, el bueno de Claudio vivía feliz con su ley del Lejano Oeste, despellejando el balón de las botas rivales sin miramientos ni docilidades y sin conceder ni un metro de respiro. Pero pese a su contundencia y virilidad, no era un jugador violento y “El Africano” fue, en el Mundial de 1982, la gran baza del entramado defensivo en el que el técnico Enzo Bearzot dibujó por los campos de España... y que sólo le costó dos tarjetas en los 6 partidos que disputó.

Cuando me enteré que Emmanuel Edet venía al Xerez Deportivo falto de forma y algo pasado de peso, reconozco que fue un fichaje que me desconcertó. Aunque acababa de realizar una buena campaña en el Plasencia, no entendía por qué había que buscar centrales tan lejos y mucho menos cómo no se renovaba a Joaqui, tras realizar éste la mejor campaña con la camiseta del Xerez. Sus primeros amistosos no trajeron buenos comentarios de los aficionados pero con el paso del tiempo, Edet fue creciendo como jugador poco a poco y adaptándose más y mejor al sistema. Empezó a mostrarse rápido al corte, pegajoso en las marcas, generoso con los compañeros ofreciendo líneas de pase, listo en el achique de espacios, disciplinado en las coberturas a laterales y, tras levantarse del accidente de Rota donde fue uno de los correctamente señalados, ahora se nos está mostrando como primer espada en las pizarras de los saques de esquina. Marcó en Puente Genil y casi lo logra en el estreno de Chapín el pasado domingo. Edet se está afianzando como un puntal de la zaga azulina.

 Gentile acabó desquiciando a Maradona a base de empujones, agarrones y patadas, y al acabar el partido el bigotudo italiano se excusó diciendo que “el fútbol no es para bailarinas” y desde luego no puedo estar más de acuerdo al menos en eso. Porque llegar a la gloria en este deporte no es nada fácil, sobre todo si tienes que salir de tu país a ganarte la vida con un balón y no eres delantero o medio creativo. Edet  ha demostrado en estos primeros compases de la Liga que no viene a bailar con nadie y es de los jugadores que más compromiso está demostrando en su faceta. El natural de Nigeria se está ganando, partido a partido, marcaje a marcaje y, ahora también, córner a córner, el reconocimiento de la parroquia xerecista y este fichaje que Edu se ha sacado de la manga, tiene tanta robustez física como brillo de acierto. Como lo fue Gentile para Bearzot, “El Africano” de Jerez para Tébar está siendo el bueno de Emmanuel Edet. Y que dure.

 

Noticias Relacionadas

El Xerez Deportivo necesita valentía

Xerezmanía

El Xerez Deportivo necesita valentía

Luis Cobos | 15/10/19
Se aplaza la XL carrera popular de Jerez

Xerezmanía

Se aplaza la XL carrera popular de Jerez

Corredor jerezano enfadado | 14/10/19

Xerezmania Producciones S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo Objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha implementado: Desarrollo de app móvil para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de Jerez