Saturday, 21/05/2022

Lo contrario a la Superliga: el fútbol popular

abril 19, 2021
Lo contrario a la Superliga: el fútbol popular
Comparte

El fútbol Mundial ha explotado. El anuncio de la creación inminente de una Superliga europea con 12 Clubes fundadores ha revolucionado el planeta fútbol en las últimas horas. El deporte Rey, tal y como lo conocemos, podría terminar con este nuevo paso hacia una globalización donde el negocio prima por encima incluso del propio deporte. ¿Y qué sería lo contrario a la Superliga? No hay dudas. El fútbol popular. Un fútbol donde los valores del deporte y de una sociedad justa y solidaria están por encima del negocio. El fútbol popular es de los aficionados, donde ellos son dueños de su propio destino. La Superliga acabará con eso y el fútbol ya no será del pueblo.

El Xerez DFC comenzó en la última categoría del fútbol español

El fútbol popular ya no es algo novedoso y desconocido. Ya lleva varios años instaurado en el fútbol español y también europeo. El fútbol popular consiste, como ya muchos saben, en que los Clubes pertenecen a sus socios, que son propiedad de dicho Club, con un accionariado popular. Toman decisiones y eligen a sus representantes en Junta Directiva de manera democrática. Y es un fútbol con valores por encima del negocio en el que se ha convertido este deporte. El fútbol popular ha conseguido devolverle el romanticismo con sus Clubes a muchos aficionados, y ha demostrado que ese fútbol es posible. El fútbol de la pasión y sus valores. El fútbol de su gente.

“Contra el fútbol moderno”

En los últimos años, el fútbol se ha convertido en un negocio. Todo se hace por y para el negocio sin contar con el aficionado de toda la vida. Se mira más el bolsillo del poderoso que la felicidad del pobre. Grandes fondos de inversión, multimillonarios y/o jeques que se hacen con la propiedad de Clubes de élite y ahora un paso más allá, la Superliga europea. Todo ello alejándose del fútbol tradicional de toda la vida. Doce Clubes han creado esta Superliga: Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Liverpool, Arsenal, Tottenham, Manchester United, Manchester City, Chelsea, Inter de Milán, AC Milán y Juventus.

Hinchada de Unionistas de Salamanca

El fútbol popular nació para combatir esto. El futuro y el destino estaba escrito, y que sucediera algo así era inevitable. Y para ello se crearon Clubes de fútbol popular, para combatir el negocio que ahora coge forma de monstruo todopoderoso. El fútbol sigue siendo de la gente, y con ese modelo de Superliga el socio desaparece. Le quitas al humilde la posibilidad de hacerse grande a través de méritos deportivos. Y en los todopoderosos, el socio ya no pinta nada. Por ejemplo, en Europa, más concretamente en Reino Unido donde han salido seis Clubes fundadores de la Superliga, se creó en 2005 el FC United of Manchester.

Partido del UC Ceares

En España tardó un poco más que este modelo fructificara. Pero lo terminó haciendo para que en la actualidad, en 2021, ya haya 19 Clubes de accionariado popular en nuestro país. Uno de ellos el Xerez Deportivo FC que tan bien conocemos en Jerez de la Frontera y el último en unirse a esta lucha ha sido el Huracán Castellón. Entre 2019 y 2021, son seis los Clubes que se han sumado al fútbol democrático en España.

Los 19 Clubes actuales del fútbol popular español

Los otros 17 restantes son: Unión Club Ceares, Avilés Stadium, Rosal FC, UD Ourense, Unión Popular Palencia, Unionistas de Salamanca, Impediente de Vallecas, Atlético Club de Socios, Ortuellako Jendea, SD Logroñés, FC Tarraco, Reus Roig-i-negre, CD Cuenca-Mestallistes, UD Aspense, CFP Orihuela Deportiva, CAP Ciudad de Murcia y Polideportivo Almería.

De estos 19 Clubes, hay dos que están poniendo el nombre del fútbol popular en un lugar cada vez más alto en España, llevando estos valores por bandera. Unionistas de Salamanca y SD Logroñés han ascendido esta temporada a la Primera RFEF y competirán la temporada que viene en el tercer escalón del fútbol nacional, en una nueva categoría, a un pasito del fútbol profesional. El fútbol popular está demostrando que puede competir contra los poderosos. El rico contra el pobre siempre ha sido la representación de este deporte durante las últimas décadas. El fútbol popular combate contra el fútbol negocio, y ver cómo estos Clubes crecen es solamente una muestra de que otra manera de ver y vivir el fútbol es posible.

Hinchada del CAP Ciudad de Murcia

¿Es el gran momento del fútbol popular? Posiblemente sí. Posiblemente ha llegado el gran momento para el fútbol popular. Demostrar que esta manera de vivir este deporte puede ser la única posible frente al negocio de los poderosos. La creación de la Superliga cambia el fútbol para siempre. Un boom de dimensiones siderales. Y es el momento ahora del fútbol popular. Combatir ese negocio con otra forma de entender el deporte. Dos formas totalmente opuestas. Una donde el negocio es lo más importante, y donde el beneficio económico de los Clubes está por encima de aficionados e incluso jugadores, que terminarán siendo máquinas. Y otro fútbol donde el valor más importante será el propio aficionado y socio de su Club, que será partícipe de todas y cada de las decisiones a tomar, donde los valores de la solidaridad, justicia, ayudas sociales, igualdad, etc primarán por encima del negocio. Un fútbol que pertenezca a la gente y que sea vivido por la gente, o un fútbol que pertenezca a poderosos donde solamente unos pocos tengan acceso. Un fútbol accesible contra un fútbol con cerrojo, elitista y solamente abierto a los ricos.

Campo del Independiente de Vallecas

Uno de los lemas del fútbol popular siempre ha sido estar en contra del fútbol negocio. Y este momento puede ser clave en la historia del fútbol en las próximas décadas. Estamos en un punto de inflexión que marcará este deporte para los años venideros. El fútbol popular ha demostrado que un accionariado popular es posible en los Clubes. Ha demostrado que se puede soñar con el fútbol profesional. Ha demostrado que se puede subsistir sin la necesidad de jeques o fondos de inversión. Ha demostrado que se puede competir de manera igualitaria. Ha demostrado que otro fútbol con unos valores mucho más éticos es posible. Y ahora es el momento de reivindicar a los cuatro vientos el futuro del fútbol. Dinero o socios. Aficionados o mandatarios. El pueblo decidirá. El fútbol popular abre las puertas al pueblo que debe levantar la voz si quiere que el fútbol le siga perteneciendo. Está en sus manos.

Hinchada de Unionistas de Salamanca, Club de fútbol popular que jugará la temporada que viene en Primera RFEF

En las últimas horas, por ejemplo, Ander Herrera, jugador del PSG, ha publicado en sus redes sociales las siguientes declaraciones: “Me enamoré de un fútbol popular, del fútbol de los aficionados, del sueño de poder ver al club de mi corazón competir contra los grandes. Con esta superliga europea matamos al aficionado de a pie, matamos la ilusión de los aficionados de los clubes menos grandes de poder competir contra los más grandes. Matamos el fútbol. No a la Superliga europea”. Valdano también ha afirmado que “la superliga es una guerra entre las élites y el fútbol popular”.

xerezmania.com