Monday, 27/06/2022

El Balonmano Jerez cierra una temporada 21/22 llena de lucha, coraje y contratiempos

mayo 20, 2022
El Balonmano Jerez cierra una temporada 21/22 llena de lucha, coraje y contratiempos
Comparte

Una vez finalizada la temporada 2021/2022 del Tasquita de Aladro Balonmano Jerez es momento de hacer balance de la misma. Segunda temporada del equipo jerezano tras un intervalo de una década en el que la ciudad de Jerez no disfrutaba de un equipo de balonmano.

En esta segunda temporada el objetivo fundamental era asentar este deporte y el grupo formado en la temporada anterior, y mantener el nivel competitivo demostrado en la primera temporada. Esta nueva andanza se iniciaba en agosto con la pretemporada y la formación del equipo, el cual conseguía mantener la base de la temporada anterior, empezando por su entrenador Jaime Lorente y continuando con la espina dorsal del equipo formada por su capitán Juan y jugadores tan importantes como los primeras líneas Antonio, Andrés y Rafa y los extremos Pablo y Bochi.

Las principales novedades se producían en la posición de pivote con la llegada de Javi Zambran y Nestor Zambrana (procedentes de Cádiz) y sobre todo en la portería donde el hueco dejado por los porteros del año pasado (que por razones laborales tuvieron que abandonar la disciplina del equipo) era cubierto a última hora con la llegada de Miguel Angel (procedente de San Fernando) y Alberto “Pucela”. Ya en este periodo de pretemporada se empezaba a dejar notar la mala suerte que ha acompañado al equipo a lo largo de la temporada con la primera lesión de gravedad del curso, con la rotura de la rodilla de Nestor, unos de los fichajes recién incorporados.

Con esta mala noticia se iniciaba la primera fase de la liga en la que el equipo azulón quedaba encuadrado en el grupo más fuerte de la categoría, junto con los equipos malagueños (grandes favoritos al ascenso). Pronto quedó claro que los jerezanos no iban a ser convidados de piedra en esta categoría y competían de tú a tú con los grandes favoritos de Málaga, arrancando sus partidos con muy buenas actuaciones y sumando bastantes puntos a su casillero. Sin embargo a mediados de esta primera fase la mala suerte volvía a golpear al equipo jerezano, primero con la lesión de gravedad de Bochi, el cual acabó siendo intervenido quirúrgicamente de uno de sus dedos de la mano izquierda, y un partido después con una nueva rotura de rodilla en este caso de nuestro capitán Juan y la lesión de gravedad en la mano del portero Miguel Ángel, a lo cual se unía la baja por motivos personales de Pablo.

Este cumulo de despropósitos no hacía presagiar nada bueno para el equipo, pero más allá de rendirse el grupo hizo piña y todos dieron un paso adelante para cerrar esa primera fase con la clasificación para la fase de ascenso a la siguiente categoría, en la cual el Tasquita quedo encuadrado con los equipos de Sevilla.

En el inicio de esta segunda fase nuestro equipo por fin tuvo dos noticias positivas, primero la entrada como patrocinador de Frival, el cual permitió que se pudiera hacer frente a los gastos de esta segunda fase y la llegada del jugador cordobés Gonzalo Lamdaburu, trasladado a Jerez por motivos laborales y el cual ha aportado a nuestro equipo su experiencia y su capacidad goleadora.

Con estas perspectivas se iniciaba la segunda fase en la que, para los rivales, el Tasquita era la cenicienta del grupo y el rival más asequible, sin embargo con la garra que les caracteriza pronto se revirtió esa situación y el equipo jerezano demostró que iba a por todas, peleando todos los partidos y llegando con vida a la ultima jornada en la que se jugaba la clasificación para la final four de ascenso.

Desgraciadamente la mala suerte volvía a golpear al equipo azulón y el día del partido decisivo el equipo amanecía con la noticia de la baja de dos nuevos jugadores importantes por enfermedad, a pesar de lo cual el grupo volvió a unirse y a luchar con todas sus fuerzas hasta el último segundo, quedándose en la orilla del objetivo marcado pero volviendo a demostrar que este equipo es inasequible al desaliento.

Acabada la temporada y no queda más que elogiar la implicación y entereza de todos los integrantes del equipo jerezano los cuales a pesar de todos los contratiempos han realizado una dignísima competición y llegado mucho más lejos de lo que se preveía. Ahora toca descansar, recuperar a los lesionados y empezar a trabajar para la temporada que viene en la que deben asentarse las bases de un proyecto de larga duración con la creación de las escuelas deportivas, el asentamiento de la base del equipo y la entrada de nuevos patrocinadores y colaboradores que hagan viable el crecimiento del club.

xerezmania.com